Delphine (1802)

Anne-Louise Germaine Necker, barona de Staël-Holstein, más conocida como Madame de Staël (22 avril 1766 – 14 juillet 1817)

“Delphine” es una obra epistolar que relata el romance frustrado de su protagonista, Delphine  Mme d’ Albémar, viuda de la aristocracia parisina, joven, bella, de nobles sentimientos y convicciones fuertes, con Léonce de Mondonville, joven aristócrata español. La trama de esta historia dramática expone las dificultades que puede enfrentar una joven mujer de la alta sociedad frente al orgullo, la soberbia y la estrechez de las normas sociales de la época.

Esta obra por ser escrita por una mujer que critica tan abiertamente las prácticas sociales y religiosas de su tiempo fue bastante desacreditada. Mal vista por unos y defendida por otros, no deja de ser el reflejo de un contexto de grandes cambios políticos y sociales en la Francia Revolucionaría. Tanto así que su autora tuvo que escribir un artículo defendiendo su postura y explicando lo que su obra quería transmitir.

Varios puntos se destacan de esta obra. Y aquí les relato algunos muy pocos puntos que me llamaron más la atención.

-La crítica de la sociedad y de las normas sociales entorno a las relaciones humanas de su época. Todo esto gracias a un relato abierto, sincero y profundo de los sentimientos y preocupaciones por las que pasan sus actores.

-Esta oposición entre urbano/decadente/superficial (sobre todo la sociedad de Paris) y lo rural/de moral más sólida y sana/ profunda.

-Una cierta voluntad de leerse como una guía para jóvenes mujeres que se enfrentan al mundo por primera vez tal como Northanger abbey de Jane Austen o Evelyna de Frances Burney. Así, a mi parecer, pero dentro de un género literario distinto, Staël propone una obra que está en continuación y paralelo a las obras ya citadas.

-“Delphine” me recordó muchísimo las obras románticas de mediados del siglo XIX donde se manifiestan los sentimientos de forma brutal; donde las relaciones sociales convencionales entre individuos son disgregadas formando escenas nunca antes contadas en los libros, así como la fuerza patética de las pasiones humanas (pienso en el adulterio como en Anna Karenina o en Mme Bovary).

Esta obra da mucho de qué hablar, la recomiendo vivamente para entender la vida de la época en que se escribió, pero también el cambio que se estaba manifestando entre las mujeres de la Revolución Francesa. Es una pena que esta autora no sea más conocida, su vida y sus obras merecen estar presentes en el imaginario colectivo de la historia de la humanidad. Si bien la lectura de esta obra en particular no es fácil para el público en general de hoy en día ya que el mundo que describe difiere de mucho al nuestro en sus valores y reglas sociales, es importantísima en sí y en su falta de reconocimiento para todo aquel que se apasiona por la historia y la comprensión del desarrollo de nuestras sociedades occidentales o occidentalizadas.

A %d blogueros les gusta esto: