Jane Austen, el tejido y el mundo textil

Por: Maggie Smith Ferrer

                Durante el verano, leí una serie de artículos sobre Jane Austen y su relación con el tejido y el mundo textil en su época. Los artículos enfocan el tema desde diferentes perspectivas. A continuación, me referiré puntualmente a dos de estos textos; pero ciertamente los recomiendo todos, ya que todos aportan miradas interesantes sobre el tema. Al final de esta reseña, citaré los artículos para los interesados en leerlos.

El primer texto está escrito por Amy Clarke Moore, una tejedora, artista e investigadora textil estadounidense que ha editado varios libros sobre tejido y literatura. Una de las ideas planteadas que más me llamó la atención fue el paralelo que realizaba la autora entre el acto de tejer y la narrativa de Jane Austen. Para Amy Clarke Moore, el tejido y la literatura poseen la cualidad de llevarnos hacia un estado reflexivo y silencioso. Considero interesante agregar la relación etimológica existente entre la palabra texto y tejido, al entender el texto como un tejido de significados.

Las historias de Jane Austen han trascendido el tiempo y las generaciones. A través de su narrativa, observamos el mundo de la Regencia, el cual está gobernado por reglas sociales y estrictos códigos de decoro. Sin embargo, ¿es solo esto lo que Jane Austen refleja en su narrativa? Para Clarke Moore, nuestra escritora va mucho más allá, y en su narrativa teje las historias de personas que buscan la felicidad, a pesar de los obstáculos que se presentan en sus vidas. En el proceso que deben vivir, la mayoría de sus protagonistas destacan por mantenerse fieles a sí mismos, a sus familias y amigos, y por ingresar en un profundo proceso de autoconocimiento. Amy Clark Moore también observa que a través de la narrativa de Austen podemos realizar un análisis del contexto social, político y económico de su época.

Ahora bien, a partir de la lectura del texto de Clarke Moore y retomando la idea inicial sobre la relación que establecimos entre texto y tejido, me parece interesante plantear que los relatos de la autora dan cuenta de un verdadero tejido de significados donde los códigos morales, sociales, culturales y económicos de la época son manifestados con un dominio excelso del lenguaje, del diálogo y de la ironía. Desde esta perspectiva, fondo y forma se complementan para enfrentar al lector a un tapiz de la sociedad del siglo XIX. Asimismo, la construcción de los personajes femeninos es magistral, pues muestran cuál era el rol de la mujer en ese momento socio-cultural e histórico. En la trama (curioso como este concepto también se relaciona con el mundo textil), la conciencia de las protagonistas es develada ante el lector y a través de sus figuras, es posible observar una crítica hacia el papel que la mujer debía ejercer en la época.

Otro texto interesante de explorar es Jane & Knitting de Sheryl Craig, PHD en Literatura Británica del siglo XIX de la Universidad de Kansas y Profesora de Literatura Inglesa de la Universidad de Missouri. Sheryl Craig es miembro y editora del “Newsletter” de JASNA, y escribe y publica artículos en la revista “Jane Austen´s Regency World”. En el artículo mencionado, la Profesora muestra la importancia del tejido como una forma de soporte económico para las familias inglesas. Indiscutiblemente, el tejido no era aceptable para las clases aristocráticas, ya que quienes gozaban de status social y económicos pagaban a otros para que les tejieran vestimentas y calcetas.

En la época de Jane Austen, el tejido de calcetas era lucrativo e ideal para dar trabajo a los más vulnerables. El tejido configuraba una excelente forma de sustento económico para los más necesitados y para las jóvenes que necesitaban trabajar para sustentarse. En los orfanatos, las niñas eran instruidas en el arte del tejido y cuando debían irse de la institución para “salir al mundo”, les entregaban un set de palillos para tejer. De esta manera, tenían las herramientas para financiarse de manera independiente. Claramente, en la época nadie podía hacerse rico a través del tejido; pero al menos este oficio les entregaba una forma de soporte.

En las novelas de Jane Austen no hay una intención expresa de evidenciar la importancia del tejido, al menos no en las primera cuatro. No obstante, en Sense and Sensibility, Mrs. Jennings parece ser una tejedora, pues está planeando un proyecto de tejido. Este hecho se complementa a la perfección con las características psicológicas de este personaje, como un ejemplo más de su indiferencia por el decoro y los buenos modales propios de la clase alta. En la novela Emma, Mrs. Bates y Jane Fairfax tejen; lo mismo sucede en Persuasion con el personaje de Mrs. Smith. Los tres personajes viven en condiciones económicas desfavorables, y el hecho de que sean tejedoras sirve como una pista que evidencia sus precarias finanzas.

En la época de nuestra escritora, no solo las mujeres tejían, pues lo hombres también practicaban este oficio. Por ejemplo, los conductores de carreta tejían mientras manejaban. Cuando los caballos se habían aprendido la ruta regular que realizaban usualmente, podían continuar el camino sin tanta supervisión y aprovechaban ese tiempo para tejer. Los pastores también tejían.

En los pueblos, existían familias completas que se dedicaban al tejido como forma de sustento económico. Durante la época de buen clima, se reunían para tejer al aire libre. Grupos grandes de tejedores se congregaban en la Iglesia del Pueblo y aquí aprovechaban el tiempo para tejer, conversar, compartir historias y cantar. Además, recitaban poemas y leían novelas y el periódico en voz alta.

Las vestimentas tejidas se usaban hasta que, literalmente, estaban desgastadas o raídas. Una vez que las calcetas ya no podían volver a ser reparadas, cualquier hebra que pudiera salvarse se reutilizaba.

Las mujeres invertían tanto tiempo en tejer que la rueca y los palillos de tejido se valoraban como verdaderos tesoros personales. En el año 1811, una anciana tía de Jane quiso cederle su rueca, pero Jane declinó el regalo porque era una posesión personal demasiado valiosa e importante como para poder regalarse.

¿Cómo y cuándo se popularizó el tejido entre los aristócratas? Veinte años luego de la muerte de Jane Austen, el tejido comenzó a ser muy chic entre las clases altas. En otras partes de Europa el tejido nunca fue símbolo de pertenecer a una clase social más baja. Por ejemplo, en Alemania las damas aristócratas tejían en público e incluso en eventos formales como la ópera. La Reina Victoria, cuando era pequeña, fue instruida en el mundo del tejido por su madre alemana y su institutriz. Cuando heredó el trono, todo lo ella hacía se convertía en moda. La Reina Victoria se divertía tejiendo, y lo hacía siempre y de manera visible en todo lugar. El pasatiempo de la Reina se convirtió en tendencia alrededor de 1837.

El texto de Sheryl Craig nos entrega una visión social e histórica del tejido en la época de Jane Austen, que podemos relacionar con los personajes femeninos que tejen en las novelas mencionadas anteriormente. Conocer estos detalles y datos curiosos, nos ayudan a reflexionar y analizar detalles de sus obras desde una mirada diferente. De esta manera, vemos como texto y tejido configura esa trama de sentido y significado que enriquecen nuestra lectura de Jane Austen.

Textos recomendados:

  • Clarke Moore, Amy, Introduction to “The Best of Jane Austen Knits”, edited by Amy Clarke Moore, Interweave, USA.
  • Craig, Sheryl, Jane & Knitting, “The Best of Jane Austen Knits”, edited by Amy Clarke Moore, Interweave, USA.
  • Dickson, Rebecca, Jane Austen, multitasker, The Best of Jane Austen Knits”, edited by Amy Clarke Moore, Interweave, USA.
  • Gastaud, Stephenie, The yarn in Jane Austen´s Hands, The Best of Jane Austen Knits”, edited by Amy Clarke Moore, Interweave, USA.
  • Forgue, Sue, Dressmaking in Jane Austen´s Time, The Best of Jane Austen Knits”, edited by Amy Clarke Moore, Interweave, USA.

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: