Hoy son 200 años, y mi sentimentalismo no me permite no decir nada hoy. Por primera vez escribo algo así desde la página oficial que armé en tu honor,(otras veces lo hice desde el muro del grupo en facebook), y estoy feliz que haya podido tener todo listo para hoy.

Hoy se cumple un año más desde tu muerte, y claro son 200 un número importante, ahora podemos decir que es un bicentenario desde que partiste, pero a la larga es eso sólo un año más. Qué ridículo suena escribirle a alguien que no conocí, alguien que pisó esta tierra 241 años antes que yo, sin embargo dejaste un legado importante, uno que nos permitió a muchos y seguirá permitiendo conocer parte de ti.

Una vez más quisiera decir lo mucho que has influido en mi vida, como tus obras y tu historia de vida han marcado ciertos aspectos de mi vida, y lo mucho que admiro todo lo que hiciste. Más allá de la genialidad de tus obras, y de todo lo que lograste con ellas, hoy quiero hablar de tu vida, de la que tan poco sabemos.

Naciste como la séptima hija de ocho hermanos, una más de un montón de hijos, la primera vez que se habló de ti en una carta o al menos de lo que sabemos hoy fue para describirte como la compañerita de juegos de tu hermana. Los dos primeros años de tu vida al igual que la de todos tus hermanos los pasaste con una familia “adoptiva” cerca de tus padres y hermanos, para luego volver ya “grande”, caminando y un poquito más independiente a tu casita. Creciste en el medio de una familia descrita como amorosa, preocupada y bien constituida, y tuviste la suerte de tener un padre que para los parámetros de la época era un hombre con visión, inteligente y podriamos decir que muy poco machista. Recibiste una buena educación, y se te permitió siempre tener acceso a la biblioteca de tu papá a un mundo de información ilimitada, sin restricciones ni sensuras. En tus genes corría un don para escribir y crear historias y tu lo transformaste en una maestría. Eras genial, inteligente, aguda y creativa y siempre supiste mantener tu humildad. Tu amor por la naturaleza (un amor que comparto desde lo más profundo de mi ser) y las cosas simples y sencillas de la vida fueron pilares en tí y te permitieron ver las cosas de otra manera. Fue entonces este caldo de cultivo, maravilloso el que finalmente hizo que naciera la autora que fuiste, y tu personalidad, tu constancia y tu consecuencia marcó tu vida porque tu no permitiste que nada ni nadie más fuera el dueño de tu destino. Hoy como mujer admiro eso. Hoy como alguien que ha dedicado parte de su tiempo a estudiar tu vida y la época en que viviste más admiro la mujer que fuiste. Viviste la vida que quisiste vivir, le demostraste al mundo que no necesitabas a ningún marido para poder ser alguien, que no necesistaste conocer a ningun autor famoso ni codearte con los más poderosos para brillar y ser conocida, que solo bastó el amor de tu familia, tu pasión y tu cabeza para ser una mujer que ha trascendido dos siglos.

Hoy te recordamos por todo esto, te recordamos porque fruto de todo lo anterior nacieron 6 obras y otras no terminadas, que han cautivado a generaciones, que han llenado la vida de tantas personas en momentos difíciles, que nos han ayudado a superar problemas, que nos han guidado en el camino y que nos han regalado horas y hora de entretención. Además sin si quiera imaginarlo, de esas 6 obras han nacido un sin fin de películas, series, secuelas, obras etc que han sido tantas veces el escape perfecto.

Hoy quiero agradecerte mi querida Jane, por tu vida, por tu obra y por el legado que dejaste. Hoy como mujer te honro, y te dedico esta página, el grupo que formamos, y todo lo que vendrá. Me siento orgullosa de lo que he formado en estos años y el grupo que hemos construído por ti.

Un beso al cielo o adonde quiera que estés

Cata

 

 

1 Comentario

  1. Marie-Laure

    Me gusta creer que ha podido leer tan bonita carta

    Responder

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *