El domingo 06 de enero nos reunimos en el Parque Bicentenario, como todos los años, para celebrar nuestra Navidad Jane Austen. Por primera vez, tuvimos que retrasar un par de días esta tradición, pero maravillosamente coincidió con Pascua de Reyes, por lo que decidimos que aquello más que casualidad, había sido una causalidad.

                Nos recibió un día de verano con aires otoñales. Las nubes jugaban con la brisa y el calor habitual de esta época del año dio paso a un templado día más parecido al Otoño. Nos sentamos – como siempre – alrededor de un festivo y colorido picnic. En un canasto fuimos depositando los regalos y comenzamos a conversar y analizar la obra que nos convocaba en esta ocasión.

                Nuestra lectura fue Lady Susan. Todas nos habíamos asombrado con la desfachatez de Lady Susan, con su capacidad infinita de mentir, engañar y manipular. A todas nos sorprendió su evidente inteligencia que, en lugar de desembocar en hacer el bien y cuidar de su hija y de sí misma, se orientaba a conseguir sus egoístas propósitos a través de artimañas muy poco decorosas. Sin embargo, todas habíamos disfrutado enormemente la lectura, riendo con los escandalosos engaños de esta antiheroína, empatizando con su desafortunada hija y, por sobre todo, nos llamó la atención la debilidad de carácter de los personajes masculinos.

                En nuestra Navidad Jane Austen, además de comer delicioso, reír y compartir apreciaciones literarias, intercambiamos nuestros regalos de Navidad. Entre risa y deleite cada una recibió sus regalos y disfrutamos como niñas de aquella tradición.

                Finalizamos la jornada con excelentes nuevas ideas que queremos realizar este año 2019. Como Sociedad Jane Austen Chile estamos felices de contarles que este será un año muy entretenido e interesante. Pronto les iremos contando las actividades que se avecinan y, desde ya, ¡los esperamos a todas y todos!